Opinion

Curas rockeros: La Voz del Desierto

LA VOZ DEL DESIERTO, una agrupación compuesta por tres sacerdotes y 4 laicos, comenzó a sonar en el año 2003, en el Seminario Diocesano de Alcalá de Henares, en España.

Lo que comenzó con dos chicos alabando y glorificando el nombre del Señor, y un cura escuchándolos por casualidad, ha llegado a convertirse en una banda con más de 13,000 seguidos en Facebook, un millón de seguidores en España, Portugal y Estados Unidos, y el lanzamiento de su sexto disco a principios del 2017.

Foto: Nickool Castro
Foto: Nickool Castro

Durante su reciente presentación en Manhattan, Nuestra Voz tuvo la oportunidad de hablar con ellos. Y lo primero que quisimos saber era cómo tres sacerdotes católicos terminan formando una banda de rock. “Pues mira, en aquella época estaba en primero del seminario,” nos cuenta Jesús Javier, uno de los cantantes del grupo. “Y justo estaba con otro compañero que está aquí, se llama Julio, él estaba en segundo y la verdad me gustaba tocar y cantar y comenzábamos con la guitarra en una habitación de uno de los dos, cantando y alabando al Señor. Ese año habían nombrado formador del seminario al tercer cura del grupo, Alberto Raposo, entonces al pasar y escucharnos, dijo: «¡Guau! Oye, ¿y por qué no nos juntamos un día todos aquí, unos más, y montamos, para el encuentro diocesano de cada año con el obispo, un pequeño concierto?»”.

Lo hicieron así, a la personas les gusto, y aquel grupillo decidió volverlo a hacer el año siguiente. Poco a poco fueron desarrollándose hasta que llegaron a hacer lo que son hoy en día. “Éramos un grupillo que la gente nos pedía cantar más veces a más sitios y a sacar nuestras canciones,” añadió Jesús Javier.

La Voz del Desierto interpreta baladas, pop folk, pop británico y, sobre todo, rock. Pues no es por gusto que al grupo le han dado el apodo de “los Sacerdotes Rockeros”.

“Somos sacerdotes y lo más importante es ser sacerdotes —que nos guste la música rock es una cosa que podemos usar para llevar a Jesucristo,” comentó Jesús Javier. “Lo que ocurre a veces es que a través de las cosas que a uno le gustan, como es la música rock u otro tipo de música, te das cuenta de que son vehículos o formas por las que puedes llevar a Jesús a otras personas”.

El sacerdote Jesús Javier también explicó que muchas veces la presencia de Dios es fuerte. “Cuando Dios habla en el monte Sinaí, habla tras de un trueno, ¿no? Moisés y el pueblo se asustan pues de la fuerza de Dios. Cuando Jesús calma la tempestad en medio del mar es un grito, ¿no?”, explicó el cantante. “La fuerza que tiene a veces el rock, la fuerza en el canto, expresa la fortaleza de Dios a veces”.

La misión de esta banda es evangelizar y anunciar a Jesucristo a todos a través de su música. La inspiración de sus canciones surgen de la relación con Dios y del trato continuo con Dios a través de la oración. También su inspiración parte de experiencias de la vida, textos de santos o pasajes de la Biblia.

“Nosotros tenemos canciones muy lentas que hablan de la dulzura, de la ternura de Dios, pero otras también que hablan de la fuerza. En el último CD, algunas hablan del Espíritu Santo, de la fuerza del Espíritu Santo cuando viene”.

La Voz del Desierto ha tocado en diversas parroquias de la Diócesis de Alcalá de Henares en España, en actos de aperturas, festivales, en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid en 2011 y en el Congreso Nacional de Pastoral Juvenil por la Conferencia Episcopal Española en el 2012. Hicieron un concierto en Texas en el 2015 y este mes de julio, del 14 al 26, estuvieron de gira por los Estados Unidos: tocaron en la Ciudad de Nueva York, Texas, Alabama y Oklahoma los temas de su nuevo disco “Tu rostro buscaré”.

Foto: Cortesía de La Voz del Desierto
Foto: Cortesía de La Voz del Desierto

En este último CD hablan de su propia experiencia como grupo y de esos momentos en que todas las personas —sin importar religión o creencias— buscan a un ser supremo, buscan a Dios.

“Viene un poco de la experiencia que tenemos en el grupo —los sacerdotes y los laicos— con la gente que nos rodea. Nos damos cuenta de que todo el mundo busca a Dios aunque no se dé cuenta”, dice Jesús Javier. “Hay mucha gente que dice que es atea, que no cree en Dios, pero todo el mundo busca a Dios. Todo el mundo tiene sed de Dios, buscan ser felices, buscan alguien que les llene el corazón, buscan tener una vida plena”.

“Este nuevo CD lo que quiere decir es esto: Tu rostro buscaré. O sea, en el fondo, a quien estoy buscando cuando busco esa plenitud de vida, es el rostro de Jesucristo”.

A su concierto en Manhattan, que fue la apertura de la gira por EE.UU., asistieron más de 600 personas, según Richardo Calderón. Y dicen que durante su estancia en la Gran Manzana lo que más le ha gustado es la acogida y el cariño de las personas.

“Desde que hemos llegado, quizás lo más bonito que hemos visto en la ciudad… ha sido la acogida y el cariño de la gente. La comunidad de los Misioneros de Jesús, nos ha acogido con un cariño inmenso, y hemos podido celebrar la eucaristía, ir a rezar con ellos”, dijo Jesús Javier. “Quizás lo más bonito de la ciudad es eso, la acogida y la fe de los que aquí están”.