Uncategorized

El inicio de la era Trump

U.S. President Donald J. Trump holds up his executive memorandum reinstating the "Mexico City Policy" banning federal funding of abortion-providing groups abroad after he signed it Jan. 23 in the Oval Office of the White House in Washington. (CNS photo/Kevin Lamarque, Reuters) See MEXICO-CITY-POLICY Jan. 23, 2017.
CNS photo/Kevin Lamarque, Reuters

AHORAS DE JURAMENTAR como el cuadragésimo quinto presidente de Estados Unidos, Donald John Trump comenzó a poner en marcha sus objetivos de gobierno.

Con una de sus primeras firmas oficiales, lanzó su primer dardo mortal para comenzar a desmantelar la Ley de Cuidado de Salud Asequible, mejor conocida como ‘Obamacare’. La orden ejecutiva permite ahora que las agencias gubernamentales hagan caso omiso a las directivas de la reforma sanitaria de multar a quienes no adquieran el seguro médico mientras el Congreso deroga y sustituye el plan de salud, tal y como prometiera el ahora presidente durante su campaña y en su discurso inaugural.

“A partir de este día, una nueva visión va a gobernar nuestro país. A partir de este momento, va a ser América primero. Cada decisión sobre temas de comercio, impuestos, inmigración, asuntos exteriores, se tomará en beneficio de los trabajadores y las familias americanas”, aseguró Trump el pasado 20 de enero ante el mundo entero.

No todos aplaudieron las palabras ni los planes de Trump. A lo largo y ancho de la nación, cientos de miles de mujeres inundaron las calles de ciudades y pueblos para transmitir un mensaje masivo al primer mandatario de que no le será tan fácil obviar o anular los derechos de los sectores minoritarios del país.

“No vamos a permitir que nuestros derechos sean pisoteados, no vamos a permitir que sigan jugando con nuestras vidas, nuestra economía, nuestro futuro.

Quisieron un cambio y ese cambio debemos exigir sin pasar a llevar nuestros derechos y libertades”, publicó en su muro la empresaria neoyorkina Claudia Valenzuela, quien asistió a la marcha de Manhattan junto a otras 400 mil personas.

Por su parte, el empresario angelino Pete Moraga, quien decidió marchar al lado de sus familiares femeninas en las calles de Los Ángeles, aseguró que “fue una gran experiencia ver a tantas personas de todos los colores, razas y religiones hombro con hombro y pacíficamente en nombre de la justicia, la igualdad de derechos y todos, en contra del odio”.

El presidente reaccionó como suele hacerlo, a través de su cuenta personal de Twitter. Con brevedad, lanzó su ataque señalando: “Vi las protestas de ayer, pero bajo la impresión de que acabamos de tener una elección. ¿Por qué esas personas no votaron?”

Según analistas y expertos, Trump continúa comportándose como candidato a la presidencia y no como primer mandatario de la nación más poderosa del globo terráqueo. Durante su primera visita a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) el presidente atacó a la prensa que según él, había dicho falsamente que el número de personas que presenció su inauguración fue menor que el que asistió a la inauguración de Obama en 2009.

El exdirector de la CIA, John Brennan dijo a través de un vocero a la prensa que se “sentía apenado y enojado ante la despreciable muestra de auto-engrandecimiento de Trump frente al muro de héroes caídos de la CIA”. Luego agregó que “Trump debería avergonzarse de sí mismo”.

Trump está tomando acciones inmediatas para cumplir sus promesas de campaña convirtiendo sus primeras cien horas en el equivalente de cien días en la Casa Blanca.

Con la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA) en su agenda de enero y febrero con un viaje a México para reunirse con el presidente Enrique Peña Nieto ya en marcha, Trump parece estar dispuesto a cerrar sus tratados y construir el muro en la frontera con México.

“El presidente Trump está comprometido a renegociar el tratado. Si nuestros socios se rehúsan a una renegociación que otorgue a los trabajadores estadounidenses un acuerdo justo, entonces el presidente anunciará su intención de que Estados Unidos abandone el acuerdo”, fue el anuncio de la Casa Blanca en su página de internet.

Pero si algo sirve de señal de lo que se avecina en el país en cuestión de medidas proteccionistas, la versión en español de la página web de la Casa Blanca desapareció de internet poco después de que Donald Trump tomara posesión de su cargo.

Esta versión, que se inauguró meses después de la llegada de Obama a la Casa Blanca, tenía un blog dedicado a temas de interés de la comunidad hispana. La nueva Administración Trump ha ordenado también la clausura de otros instrumentos de comunicación en español como la cuenta @LaCasaBlanca que tenía en Twitter y su página de Facebook.

En palabras del presidente Trump, “Debemos proteger nuestras fronteras de los estragos de otros países que fabrican nuestros productos, roban nuestras empresas y destruyen nuestros puestos de trabajo. La protección engendrará prosperidad y fuerza”.

En palabras de la neoyorkina Claudia Valenzuela en Facebook: “¡Sí, queremos los cambios pero sin faltar a nuestros derechos como ciudadanos, como mujeres, como inmigrantes, como personas de distintas religiones exigiremos que nuestros derechos y libertades no sean violados!”