Natasha Bisbal

Hispanos esperan al Papa como se “espera el agua de mayo”

A pocos días de la visita apostólica del Santo Padre Francisco a Estados Unidos, el pueblo se prepara para recibir al Vicario de Cristo. Su visita a Norteamérica comienza en Washington, D.C., sigue hasta la ciudad de Nueva York y culminará en Filadelfia para el Congreso Encuentro Mundial de las Familias. Es un viaje histórico y llena a nuestra comunidad de esperanza y orgullo porque el líder universal de nuestra Iglesia pronto estará junto a nosotros.

En nuestra diócesis, la preparación en las comunidades parroquiales se lleva a cabo con entusiasmo y júbilo, especialmente entre los hispanos. No solo vamos a recibir al papa Francisco por primera vez en nuestro país, la visita es también muy especial porque se trata del primer papa latinoamericano en una ciudad con más de 3 millones de hispanos. El padre Manuel de Jesús Rodríguez de la parroquia la Presentación de la Santísima Virgen María, en Jamaica, Queens, comparte este sentimiento con “un orgullo sano”. Nos cuenta que su comunidad espera al Santo Padre “como esperan el agua de mayo” y se sienten “humildemente bendecidos por el Señor”. Esperan que la visita del papa Francisco traiga una renovación a la Iglesia, y que aumente el número de feligreses porque “su visita producirá un impacto positivo en la gente”.

Durante su viaje por la Costa Este del país, el Santo Padre visitará la Casa Blanca para una ceremonia de bienvenida y una reunión con el presidente Barack Obama. El 23 de septiembre se espera una multitud de feligreses en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción para la canonización al aire libre del beato Junípero Serra, un fraile franciscano español, quien será el primer santo hispano canonizado en tierra estadounidense. Feligreses de la Presentación de la Santísima Virgen María llegarán a Washington, D.C. un día antes para encontrar un “lugar visible” como dijo el párroco con una sonrisa que mostraba la felicidad y esperanza de este momento significativo para la Iglesia, los Estados Unidos y Latinoamérica.

La canonización del beato no será el único momento histórico. De hecho, al día siguiente el Papa dará un discurso como jefe de Estado de la Santa Sede ante una sesión conjunta del Congreso de Estados Unidos. Será un momento histórico, porque es la primera vez en la historia que un papa, invitado por los congresistas, hable en el Congreso. Con gran certeza el padre Manuel está seguro de que esta visita tendrá un efecto benéfico en las parroquias porque “se van a llenar, la gente va a venir más a la iglesia y el aprecio social de la Iglesia va a crecer por parte de la sociedad”.

Cuando llegue a Nueva York, el Papa presidirá el rezo de las vísperas en la Catedral de San Patricio. Allí el padre Manuel espera llevar a un grupo de jóvenes de su parroquia para orar junto al Santo Padre y darle la bienvenida a su llegada, aunque no van a poder entrar porque a este evento asistirán solamente los clérigos de la arquidiócesis.

“Estamos seguros de que él va a hacer un llamado a la paz, la armonía y la justicia. Nosotros como Iglesia vamos a recibir el impacto porque él es nuestro Papa”, explicó Rodríguez. En Nueva York, el Papa también hablará ante la Asamblea General en las Naciones Unidas, tendrá un servicio en el Museo y Memorial del 9/11, visitará la escuela de Nuestra Señora de los Ángeles en East Harlem y celebrará una misa en el Madison Square Garden donde participarán líderes de nuestra diócesis.

En anticipación de la visita apostólica a Estados Unidos, la parroquia de la Presentación de la Santísima Virgen María mantiene muy bien informada a su comunidad sobre las actividades del Sumo Pontífice en nuestro país. Han creado boletos para el viaje y están diseñando camisetas con el lema del Papa. Las camisetas las usarán en Filadelfia en la misa y en el Festival de las Familias, un día de campo en el que van a amanecer en el Benjamin Franklin Parkway, el lugar donde culminarán los eventos del sábado 26 de septiembre. Allí participarán artistas como el tenor italiano Andrea Bocelli, el cantautor colombiano Juanes, ganador de dos premios Grammy, y la Orquesta de Filadelfia, quienes participarán en un espectáculo musical que será toda una celebración global como se describe en la página oficial del congreso.

Al hablar con el padre Manuel me da la impresión de que es un hombre lleno de fe, que toma su vocación muy en serio. Ve la visita apostólica como una responsabilidad sacerdotal y explica que “nosotros como Iglesia tenemos la obligación de facilitar este encuentro entre los fieles que buscan ver a su pastor universal, fuente de inspiración.” Nos dijo que “la mayoría de nuestra gente no puede viajar porque no tienen documentos o por condiciones de salud que no se lo permite. Ver el Santo Padre en su priméra visita a Estados Unidos es algo que no tiene precio. Así, cualquier esfuerzo que hay en pro de ese beneficio para nuestra gente es poco y hay que hacerlo porque es algo a lo que nuestra gente tiene derecho”.

El viaje apostólico a Estados Unidos inicia el 22 de septiembre, cuando el Santo Padre llegue procedente de Cuba y termina el 27 de septiembre por la tarde. Su agenda también incluirá una visita a la Catedral de San Mateo en Washington, D.C; la Basílica Catedral de los Santos Pedro y Pablo y una prisión en Filadelfia. Quienes no puedan participar físicamente en estos eventos, podrán mantenerse al tanto de las actividades del Santo Padre a través de la página web www.popeinusa.com, que conectará, durante la visita papal, a Nuestra Voz, The Tablet y NET TV el canal católico de la diócesis de Brooklyn. No se olviden de unirse en oración para que la visita del Papa dé muchos frutos. La Presentación de la Santísima Virgen María estará en oración perpetua ante el Santísimo durante la visita para que los fieles que no puedan asistir a los eventos se unan a ellos en la oración. Así todos podemos participar de una manera u otra.