Opinion

Nuevo año, nuevas metas

Empieza un año más y empiezan las expectativas de lo que nos traerá. Cada comienzo nos ofrece la oportunidad de trazar metas y retomar quizá con más fuerzas las que por una u otra razón no se lograron. Dichas metas abarcan todos los campos de nuestra vida, tanto en el ámbito personal como en nuestro papel de padres. Por eso hoy, muy cordialmente los invito a que pensemos qué queremos lograr en nuestro hogar, o más aún, qué esperamos lograr con nuestros hijos durante este 2016.

Como cada familia es distinta, solamente trazaré ideas generales que pueden encajar en la vida de muchos de nosotros. Por ejemplo, el año que termina me propuse leerle a mi hija cada noche por lo menos durante media hora. Bueno, no siempre se pudo, en parte porque mis horarios eran muy prolongados. Este año espero tener el tiempo para leer con ella.

Esta lectura con los hijos tiene dos propósitos. Uno es pasar un tiempo con sus hijos, ya sea para leerles o para escucharlos cuando nos leen. Otra es que a través de la lectura los chicos aprenden vocabulario nuevo. Al escuchar una palabra por primera vez en el contexto de un cuento, sabrán mejor cómo usarla después.

Yo aconsejo a los padres que les lean a sus hijos en su idioma natal, pues así los pequeños aprenderán y repetirán las palabras como las dicen ellos. Por lo tanto, si usted no domina el inglés, no crea que por eso no puede ayudar a su hijo o hija. Por el contrario, sepa que así le estará dando una buena base para que cuando llegue el momento de estudiar otro idioma, pues su hijo o hija estará listo para transferir información adquirida en su idioma natal.

Otra meta productiva sería, por ejemplo, participar más en la educación de sus hijos. Claro que no es nada fácil involucrarse en las actividades escolares, sobre todo porque en nuestras culturas los maestros se encargan de toda la educación de nuestros hijos y los padres respetaban a los maestros como si fueran nuestros padres. Pero en este país la interacción entre los padres y la escuela es promovida y esperada.

Así que, ¿por qué no ponerse como meta apoyar a su hijo o hija dentro y fuera de la escuela? Infórmese sobre lo que están haciendo en clase. Sepa del currículo de materias e inscríbase como voluntario en la escuela. Le aseguro que al finalizar este año que comienza, usted verá los frutos de sus resoluciones. ¡Feliz Año Nuevo!