Nuestras parroquias

San Nicolás de Tolentino: un siglo sirviendo a los católicos de Jamaica

San Nicolas de Tolentino

LA PARROQUIA NICOLÁS DE TOLENTINO fue fundada por los Padres Agustinos en 1916. Habían llegado a la Diócesis de Brooklyn 75 años antes, y su frutos se vieron en Williamsburg, Flatbush, Sag Harbor, en Long Island, y Jamaica, en Queens, donde edificaron una parroquia dedicada a Santa Mónica, madre de San Agustín. La población que antes era principalmente de origen irlandés, se diversificó y creció tanto en aquellos años que la Diócesis de Brooklyn y los líderes de la Provincia de Villanova de la Orden Agustina unieron esfuerzos para construir un nuevo templo con mayor capacidad, que sería inaugurado por monseñor Bryan J. McEntegart el 1o de agosto de 1964.

En 1997 llegó el final de una era cuando los agustinos se fueron de San Nicolás de Tolentino y quedaron los sacerdotes diocesanos de Brooklyn encargados de continuar la labor de pastorear a esta gran comunidad de fe.

El progresivo deterioro de la iglesia supuso uno de los mayores desafíos debido a los inclementes inviernos que año tras año dejaban, entre otras cosas, grietas y daños en las tuberías.

En 2002 fue lanzada una campaña de recaudación de fondos para la restauración de la iglesia y gracias a la generosidad de la comunidad parroquial y el liderazgo de su personal y del Consejo Pastoral, se logró colectar un millón y medio de dólares. Fue así que el 28 de septiembre de 2003, monseñor Thomas Daily presidió la rededicación de San Nicolás de Tolentino.

Según el padre John Francis, párroco de San Nicolás de Tolentino, en esta comunidad los feligreses inmigrantes del Caribe, Centro y Sur América provienen de países como República Dominicana, México, Colombia, El Salvador, Guatemala, Brasil y Costa Rica, entre otros.

Cada 10 de septiembre esta comunidad celebra su fiesta patronal honrando a San Nicolás de Tolentino, santo patrono de las almas del purgatorio.

Altar Capilla

La comunidad parroquial de San Nicolás de Tolentino es especialmente activa, solidaria y entusiasta y desde el año anterior celebra sus primeros 100 años con diversas actividades en torno a este gran acontecimiento, gracias al cual han estrechado aún más los lazos de fraternidad entre ellos.

El pasado 10 de septiembre monseñor Nicholas DiMarzio, obispo de Brooklyn, presidió una misa en celebración del centenario de esta parroquia.

“Estoy muy contento por la presencia de monseñor DiMarzio, de los sacerdotes que nos acompañaron, entre ellos los agustinos que fundaron esta parroquia y que sirvieron a esta comunidad por 80 años. Fue una maravillosa experiencia para mí, casi habían lágrimas en mis ojos de ver la iglesia llena, ver tanto gozo en el compartir toda esa felicidad”, dijo el padre John Francis, quien sirve como pastor a esta parroquia desde 2014.