Opinion

Tarea de fin de año

Nos encontramos a punto de finalizar el año que transcurre. Si volteamos la vista atrás, podríamos decir que el tiempo pasó muy de prisa, pero si miramos a nuestros hijos, veremos que no fue tan de prisa, pues los veremos más crecidos.

Un año más se va y nuestros pequeños están más mayorcitos. Han transcurrido los primeros meses del año escolar y aún estamos ajustándonos a la rutina. Es ahora, al finalizar el año, que podemos tomar un tiempo y ver en qué podemos mejorar la educación de nuestros hijos, qué hemos hecho que no ha funcionado y qué podemos hacer para ayudarlos más.

Como docente, veo que las madres preocupadas preguntan: “¿Qué dejó de tarea la maestra?” “¿Tienes tu tarea?”. Sin embargo a través de mi práctica puedo constatar que muchas madres y padres hacen la tarea por sus hijos. Les cuento, la tarea es un refuerzo en casa de lo que se hace en clase. Ustedes, como padres, tienen la obligación de ayudar a sus hijos guiándolos para hacer la tarea, pero NO deben nunca hacerla por ellos.

Como maestra, hasta el día de hoy no he sabido de ningún estudiante que pasara de año porque sus tareas eran excelentes, pero sí sé de muchos que, por no tener la oportunidad de practicar en casa lo que se aprendieron en clase, no tuvieron un buen rendimiento. Si usted es como algunos de los padres de mis alumnos, que hacen los deberes por sus hijos porque piensan que la maestra le va a reprobar por no llevar la tarea, le aseguro que se equivoca.

Como maestra, nosotros conocemos a sus hijos, conocemos su rendimiento académico mejor que los padres. Nosotros sabemos lo que su hijo o su hija es capaz de hacer y cuando trae la tarea perfecta, sabemos si él o ella la hicieron o fue hecha por otra persona.

Por otra parte, ayudar a su hijo a hacer solo la tarea, aun si queda menos que perfecta, le ayudará a su hijo a convertirse en un adulto responsable. Así sabrá que es deber de él y no de los que lo rodean cumplir con sus deberes.

Yo le recomiendo que se relacione más con la educación de su hijo, busque formas de guiarlo para que aprenda, pero sin hacer las cosas por él. Recuerde, usted no estará las 24 horas con su hijo, sin embargo, él sí está en constante aprendizaje. Es necesario que su niño sepa que a su edad también se puede ser responsable y que es capaz de intentar hacer su tarea por sí mismo. Después de todo, la tarea es de él, no de mami o papi.