Desde Roma

El papa Francisco: Silencioso pero no callado frente a escándalo vaticano

ROMA—. El Papa Francisco ha respondido con silencio a la tormenta más reciente de escándalos relacionados con el abuso sexual y su encubrimiento que está enfrentando la Iglesia, pero una mirada más cercana a sus últimas declaraciones públicas desde su regreso de Irlanda puede darnos una idea de lo que piensa el Papa sobre este asunto.

“Con las personas que carecen de buena voluntad, con personas que solo buscan el escándalo, que buscan únicamente crear división, cuyo objetivo es la destrucción, ya sea incluso dentro de las familias: silencio y oraciones”, dijo Francis durante su homilía  del 3 de septiembre en su residencia de Domus Sanctae Martae.

En sus apariciones públicas más recientes, el Papa usó palabras fuertes para denunciar a “hipócritas” y “perros rabiosos” que buscan generar división e ira sin abordar directamente los escándalos que involucran a miembros de la alta jerarquía de la Iglesia, incluido él mismo.

El mes pasado, el informe del gran jurado de Pensilvania y el caso del excardenal Theodore McCarrick pusieron bajo la lupa la decepcionante trayectoria de la Iglesia en relación con el abuso sexual y la responsabilidad. El domingo, en una ardiente declaración de 11 páginas del exnuncio en Estados Unidos, el arzobispo italiano Carlo Maria Viganò, acusó al Papa Francisco de conocer las denuncias por mala conducta que pesaban contra McCarrick en 2013 y no tomar ninguna medida.

En media de esta tormenta perfecta de escrutinio de los medios y división interna de la Iglesia, el Papa Francisco desafió a los medios a hacer su trabajo y descubrir por sí mismos si las acusaciones de Viganò son creíbles. “No voy a decir una sola palabra sobre esto”, dijo el Papa en la rueda de prensa con los periodistas que lo acompañaban en el avión de regreso a Roma desde Irlanda.

Algunas de las declaraciones de Francisco desde entonces parecen referirse a los escándalos, si las analizamos en contexto, pero indican que el Papa está respondiendo con una estrategia de silencio, distancia y oración.

Nadie es profeta en su tierra

Comentando durante su homilía el Evangelio del día (Lucas 4, 16-30), donde Jesús es expulsado de la sinagoga en Nazaret, el Papa Francisco dijo que el pasaje “nos permite comprender cómo trabaja el padre de las mentiras, el acusador, el diablo, para destruir la unidad de una familia, de un pueblo”.

Cuando Jesús estaba en la sinagoga, dijo, era objeto de entusiasmo y curiosidad, que rápidamente se convirtió en duda e ira, a lo que Jesús respondió: “Pero les digo la verdad, nadie es profeta en su propia tierra”.

“Cambiaron”, dijo el Papa, “la semilla sembrada por el demonio comenzó a crecer. Se levantaron, lo echaron, entraron en una mentalidad de manada: no eran personas, eran una manada de perros rabiosos que lo persiguieron fuera de la ciudad sin entrar en razón”.

El Papa dijo que el silencio de Jesús, incluso cuando estaba a punto de ser arrojado por un precipicio, “venció a esa manada salvaje”, permitiéndole así simplemente alejarse.

“Esto nos enseña que cuando existe esta actitud de no querer ver la verdad, aún nos queda el silencio. El silencio que vence a través de la cruz. El silencio de Jesús”, continuó el Papa Francisco. “Porque la verdad es dócil, la verdad es silenciosa, la verdad no es escandalosa. No es fácil, lo que hizo Jesús, pero en eso radica la dignidad del cristiano que está anclada en la fuerza de Dios “.

Autenticidad e hipocresía

Durante su Angelus dominical el 2 de septiembre, Francisco habló de la importancia de ser auténtico al obedecer a Dios y oponerse a “todas las formas de contaminación mundana de la formalidad legalista”.

Esta vez estaba comentando el Evangelio según Marcos, donde los escribas y los fariseos desafían a Jesús por no obligar a sus discípulos a cumplir la ley. En esa ocasión, dijo Francisco, Jesús los reprendió con “palabras fuertes y claras” llamándolos hipócritas.

“La reacción de Jesús es dura porque hay mucho en juego: se trata de la verdad de la relación entre el hombre y Dios, de la autenticidad de la vida religiosa. El hipócrita es un mentiroso, no es auténtico “, dijo Francisco a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro.

Pero no estar contaminado por lo mundano, no significa escapar de la realidad, explicó el Papa. En cambio, agregó, el objetivo debería ser ayudar a los pobres y desfavorecidos.

“Significa estar atentos para que nuestra manera de pensar y actuar no esté contaminada por la mentalidad mundana, es decir, por la vanidad, la avaricia, y la arrogancia”, dijo el Papa. “Un hombre o una mujer que vive presa de la vanidad, la avaricia, la arrogancia y al mismo tiempo cree y pretende ser religioso e incluso llegando a condenar a los demás, es un hipócrita”.

Al escuchar este pasaje, muchos no pueden evitar establecer la conexión con los acontecimientos recientes relacionados con la Iglesia y recontextualizarlo dentro de la dinámica actual que rodea al Vaticano.

“No sé por qué pero hoy, al escuchar y leer lo que dijo el Papa Francisco antes de recitar el Ángelus, pensé en Carlo Maria Viganò”, dice una publicación del 2 de septiembre en Il Sismografo, un blog católico ampliamente leído con sede en Italia.

Este podría ser el síntoma de la sed de información de los medios por una reacción sobre las acusaciones de Viganò o simplemente que no es inusual que los periodistas tengan visión de túnel cuando hay una gran historia en el aire, pero de alguna manera las declaraciones del Papa hacen eco del ambiente turbulento que rodea el Vaticano.

“Que el Señor nos dé la gracia de discernir cuándo debemos hablar y cuándo debemos permanecer en silencio”, dijo el Papa Francisco al final de su homilía el lunes. “Esto se aplica en cualquier área de nuestra vida: en el trabajo, en el hogar, en la sociedad. De esta manera, estamos imitando más fielmente a Jesús”.

 

*Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Crux, bajo el título Pope Francis seeks to speak through silence as scandals swirl around Vatican. Para leer esta versión haga clic en el enlace.

———————————

Claire Giangravè es reportera y asistente editorial de Crux, cubriendo todo el acontecer católico con un interés especial en las relaciones diplomáticas y extranjeras del Vaticano. Antes de unirse a Crux, Claire fue productora y periodista en Class CNBC en Milán, donde cubrió los mercados globales y la economía. Claire llega al Vaticano con experiencias previas como asistente de producción en MSNBC y Today Show durante el cónclave papal en 2013, donde fue elegido al Papa Francisco. También colaboró en un documental de PBS Frontline sobre el Vaticano y los escándalos de abuso sexual. Después de completar sus estudios de licenciatura en ciencias políticas y relaciones internacionales en la Universidad Roma Tre en Roma, Claire obtuvo su maestría en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Boston.