David Bisono

¡Donde está la crisis, ahí también está Cristo!

Las crisis son algo común para todo mundo. Entender lo que Dios está logrando y haciendo en nuestras vidas a través de la crisis es de suma importancia. Quizás lo he comentado anteriormente, pero me parece que a los mortales hay que repetirles las cosas una y otra vez.

Para vivir la fe de una manera saludable, productiva y poderosa se requiere de tres cosas:

Comprensión
Convicción
Compromiso

La fe inicia con la comprensión, nos debe llevar a la convicción y debe terminar en el compromiso. El problema es que hay mucha gente comprometida sin convicción, o con poca comprensión y así nunca hay convicción. Seamos sinceros, una relación sin compromiso, convicción o comprensión JAMÁS dará frutos o será fuente de bendiciones.

Entonces, ¿cómo es que Dios utiliza las crisis para bendecir nuestras vidas? Aquí viene la parte de la comprensión. Comprender, entender, estar bien informado, cambia nuestra perspectiva y por ende cambia nuestra manera de ver las cosas —o las crisis— en nuestras vidas.

Dios usa las crisis en nuestras vidas para movernos, llevarnos y posicionarnos en un lugar estratégico. Del mismo modo, Dios también las utiliza para cultivar, cortar y limpiar nuestras vidas con el propósito de que vivamos y produzcamos frutos abundantes para Su gloria y honra.

El patrón del éxito es un patrón de purificación por medio de las crisis. O sea, Dios permite las crisis no para destruirte, sino para desarrollarte. ¿Qué área de tu vida necesita desarrollo?, ¿en qué área de tu vida hay una parálisis o estancamiento?

Pues, esa es el área que Dios quiere desarrollar para que tu vida brille con potencia y majestad. La palabra de Dios en el evangelio según San Juan, capítulo 15, nos dice que Dios es el dueño del jardín y que él lo cultiva, corta y limpia. Esos son los pasos que Dios utiliza para llevarnos a donde no podemos llegar con nuestras propias fuerzas o estrategias.

No te dejes engañar por las crisis. La falta de comprensión nos llevará a tomar decisiones impulsivas, incorrectas y hasta achacar a Dios un despropósito. No cometas el error que tantos cometen en tiempo de crisis. Mejor, utiliza este tiempo para revisar tu vida, conexiones, decisiones y relaciones. No se cae una sola hoja de un árbol sin el permiso de Dios. Te aseguro que tú vales más que las hojas de un árbol. Tu vida no es producto de la coincidencia o casualidad. ¡Dios usará esta crisis para llevarte al siguiente nivel de tu vida! Permíteme orar por ti:

Padre, en el nombre de Jesús te pido por todas las personas que están pasando por una crisis, ya sea espiritual, física, financiera o emocional. Muéstrales tu amor en medio de la crisis, abre sus ojos para que puedan verte, sus oídos para que puedan escucharte y sus corazones para que puedan recibirte. Te damos gracias porque sabemos que Tú nunca permitirías una crisis mayor de la que podamos soportar y juntamente con ella siempre provees una salida.

Sigue guiando, protegiendo y fortaleciendo sus vidas. En el dulce nombre de Jesús. Amén.

Si rezaste esta oración y estas pasando por una crisis, por favor, envíame un correo a cafeconcristo@gmail.com. Me encantaría seguir orando por ti, tu familia y tú crisis.

En el próximo artículo hablaremos del siguiente proceso: Cortar. Hay cosas y hasta personas que Dios corta de nuestras vidas. No dejes de leerlo para descubrir por qué Dios corta y cómo lo hace. Te aseguro que será una bendición para tu vida. Recuerda que Dios usará las crisis de tu vida no para destruirte, sino para bendecirte.

¡Estás en nuestras oraciones! ¡Créelo!

Si deseas conocer más sobre este tema, te invito a escuchar mi programa “Café con Cristo” todos los días de 9-10 A.M. por Radio Mas entrando al enlace www.radiomasweb.com