Internacionales

Senadores argentinos rechazan legalización del aborto

BUENOS AIRES, ARGENTINA—. Senadores de la patria del Papa Francisco votaron a primera hora de la mañana del jueves en contra de un proyecto de ley que legalizaría el aborto bajo demanda hasta la semana 14 de un embarazo, luego de una maratónica sesión que fue el último giro en un debate nacional de tres meses marcado por manifestaciones públicas masivas a favor y en contra de la medida.

La cuenta final en el Senado de Argentina fue de 38 votos contra la medida y 31 a favor. Dos senadores se abstuvieron de votar, y otro estuvo ausente.

Aunque el resultado significa que el proyecto de ley de legalización no se puede debatir nuevamente cuando menos hasta 2019, algunos proponentes de flexibilizar las estrictas leyes antiaborto argentinas han planteado la idea de una medida de despenalización separada como una solución paliativa.

El resultado era el esperado, después de que 38 senadores anunciaran su intención de votación “en contra” antes de la sesión del miércoles/jueves, definida por los medios locales como “histórica”.

Los grupos pro derecho al aborto habían amenazado con “quemar iglesias” antes de la votación, lo que llevó al gobierno nacional a proteger los edificios religiosos. Entre otras medidas, las fuerzas de seguridad levantaron barricadas frente a la catedral en la capital nacional, donde el papa Francisco solía celebrar las misas cuando era arzobispo de Buenos Aires, así como muchas otras iglesias históricas en el área cercana al perímetro de los pabellones del Congreso.

El presidente argentino, Mauricio Macri, anunció en marzo que, a pesar de estar personalmente en contra del aborto, le permitiría al Congreso debatir un proyecto de ley para legalizarlo. Es la primera vez en más de una década que el aborto se debate a nivel parlamentario en el país del papa Francisco.

El procedimiento de aborto actualmente está penalizado en el país con tres excepciones: cuando el embarazo es resultado de una violación, cuando la vida de la madre está en riesgo o cuando el bebé es considerado inviable fuera del útero.

Sin embargo, varios informes durante los meses previos a la votación señalaron que ninguna mujer ni médico está actualmente cumpliendo una sentencia debido a un aborto clandestino.

Cuando hizo el anuncio en marzo, Macri prometió que el gobierno federal se mantendría alejado del debate. Sin embargo, su ministro de salud presionó en la televisión nacional para que se aprobara el proyecto de ley y se dirigió al Senado y las Cámaras de Diputados durante una serie de audiencias públicas.

El ministro de Salud Adolfo Rubinstein dijo varias veces que el aborto inseguro es la principal causa de muerte materna en Argentina, en un intento de presentar el aborto como una emergencia de salud. Sin embargo, su propio ministerio descartó esa afirmación: según las estadísticas del ministerio, en 2016 casi siete veces más mujeres murieron en Argentina en el parto (213) que como resultado de un aborto (31). El último número representa las muertes resultantes de abortos legales e ilegales.

Esta información errónea fue recogida por Amnistía Internacional, que, en la víspera de la votación, publicó un anuncio en el New York Times que mostraba una percha, supuestamente utilizada en abortos clandestinos, que decía que los abortos inseguros son la principal causa de abortos maternos. muertes en Argentina. El anuncio también incluía la línea: “El mundo está mirando”.

La Federación Internacional de Planificación de la Familia, que financia a varios de los grupos pro aborto en Argentina, incluida una clínica que promueve abiertamente el procedimiento ilegal, también intentó influenciar a los senadores con una serie de tweets que circularon los argumentos de Rubinstein.

El día de la votación, cientos de miles de manifestantes de ambos bandos tomaron las calles aledañas al Congreso, con oficiales de policía manteniendo divididos a cada bando, en vigilias que comenzaron temprano y duraron hasta que se emitieron los votos.

Con la plaza frente al edificio que sirve como “tierra de nadie”, las imágenes aéreas capturaban las calles llenas, con colores que identificaban cada causa: por un lado, azul claro y blanco, representando tanto el color del pro- campaña de vida y la bandera nacional. Por otro lado, el verde dominaba, pero también se veían pancartas de varias organizaciones políticas socialistas.

Las imágenes en las redes sociales mostraron que los de la primera parte compartían varios mensajes con un trasfondo religioso, mientras que en el lado opuesto los mensajes eran anticlericales, como una mujer con un letrero que decía: “La mujer decide, la sociedad respeta, el estado garantías y la Iglesia no da una opinión”.

Activistas en favor de la legalización del aborto reaccionan a la votación de los legisladores argentinos. (CNS/Marcos Brindicci, Reuters)

Durante el fin de semana, unas 650,000 personas se manifestaron en Buenos Aires en oposición a la medida de legalización, convocada por iglesias evangélicas y con el apoyo de muchos obispos católicos. Además, el domingo se organizaron manifestaciones en más de 100 ciudades para lo que se describió como un “Rally Federal”.

Antes del miércoles, la última gran manifestación de los partidarios del proyecto de ley fue el 14 de junio, cuando el proyecto de ley fue aprobado en la Cámara de Diputados.

Como los senadores todavía estaban debatiendo el proyecto de ley, el cardenal Mario Poli, quien sucedió a Francisco en la Arquidiócesis de Buenos Aires, celebró una misa en la catedral, que se encuentra a media milla del Congreso.

Durante meses, Poli dijo en su homilía que se escucharon argumentos a favor y en contra del proyecto de ley, y que los únicos “que no tuvieron la oportunidad de hacerse oír son los seres humanos que luchan por nacer”.

Proteger la vida, agregó, es una “causa humanitaria”, ya que es el primer derecho humano y el primer deber del Estado: “Por primera vez en la historia de Argentina, están tratando de legitimar la eliminación de un ser humano mediante otro ser humano”.

El proyecto de ley que se está debatiendo, dijo horas antes de que los resultados llegaran, “legalizaría la muerte de una persona inocente, excluyendo su derecho a una defensa legítima, sin juicio o debido proceso”. El corazón y la razón se rebelan contra tal injusticia, porque los no nacidos tienen derecho a participar en esta nación, donde hay lugar para todos y nadie es innecesario”.

Citando la exhortación apostólica de Francisco Evangelii Gaudium, Poli dijo que “también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza”.

Entre los concelebrantes estuvo el representante papal en el país, el arzobispo Léon Kalenga Badikebele.

Durante el debate, Francis permaneció en silencio, pronunciando varios comentarios contra el aborto, pero nunca refiriéndose directamente a lo que estaba sucediendo en Argentina. Sin embargo, el miércoles por la mañana, hora de Roma, durante su audiencia semanal de los miércoles, un grupo de peregrinos argentinos lució una bandera azul claro, con el lema de la campaña pro-vida, “Salvemos ambas vidas”, y se vio al Papa dando una bendición al grupo.

La decisión de Macri de abrir el debate, a pesar de haber declarado durante la campaña que no lo haría, podría tener un alto costo político para el político de centroderecha, ya que muchos miembros de su base son católicos de clase media. El hashtag #ConAbortoNoTeVoto, que se traduce como “No te votaré [por] abortar”, fue un tema de actualidad en Twitter durante el fin de semana.

A lo largo del debate, el proyecto de ley fue duramente criticado por abogados y legisladores que señalaron que el aborto no solo es considerado un delito en el código penal, sino también contra la Constitución argentina, que exige la protección de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.

* Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Crux.

———————————

Inés San Martín es una periodista argentina, jefa del Buró de Noticias de Crux en Roma. Antes de unirse a Crux, Inés fue mánager de redes, directora de contenido y diseñadora gráfica de Contá con Nosotros, y trabajó como reportera y editora de Valores Religiosos en Buenos Aires. También dirigió la oficina de prensa internacional para la Jornada Mundial de la Juventud en Río de Janeiro en 2013. Inés es licenciada en comunicaciones sociales y periodismo por la Universidad Austral en Buenos Aires y la Universidad de Navarra en Pamplona, España.